Todo lo que nos rodea es sagrado.

El asfalto de las grandes ciudades es tan sagrado como las montañas del Everest,

La cucaracha es tan sagrada como tu gato o tu perro.

Los maestros iluminados son sagrados, los políticos corruptos también.

Claro, yo prefiero conectar con Buda antes que conectar con Rocío Monasterio, por ejemplo…

A ella la mandaría bien lejos por tóxica pero sé que en el fondo cumple su función.

La opinión de este personaje llamado Silvia es muy subjetiva, habla y actúa en base a sus experiencias, creencias y preferencias, todas ellas consecuencia de su historia personal. En cambio, la Esencia que soy ama todo tal y como es y abraza a todos por igual, no hay diferencia entre objeto y sujeto. Todo Es.

¿Cómo podemos estar en ambas perspectivas?

Pues viviendo lo que se presenta a cada momento y usando al personaje que representamos lo mejor que podamos en cada situación. Usar las máscaras de una buena forma es también realización interior.

Lo mejor de todo es que no necesitamos realizar nada porque todo ya es.

El Gurú eres tú.

Eso no está reñido con necesitar en algunos momentos personas que nos guíen y enseñen. Ojalá esas personas nos muestren nuestra maestría interior.

Está bien necesitar de vez en cuando un chute de energía, una palabra de consuelo, alguien que te asesore en los ámbitos donde dudas y flaqueas. No necesitamos ser siempre autosuficientes.

Ábrete a sentir que vives en un universo seguro y amigable para que lo que está en sintonía con tu corazón, se muestre.

Qué así sea.

Así Es.

¡Feliz plenilunio, feliz wesak, feliz vida!

 

 

 

 

También te puede gustar: